| | |

Juan Obelar, el portero del C.D.Marathon

El pasado fin de semana viví de cerca uno de los eventos más apasionantes del deporte hondureño: La final de la liga nacional de fútbol.

Por primera vez desde que soy amante del deporte rey pude apreciar y sentir lo impresionante de este juego desde la cancha gracias a mi nuevo trabajo. La barra del olimpia, las porristas y las bandas con sus tambores y bombos hacían que todo se transformara en una fiesta y una agradable tarde hasta que Marathon saltó a la cancha, y uso la palabra “hasta” porque en ese preciso momento y de forma muy educada me dirigí a Juan Obelar, portero suplente de este equipo para que diera un saludo a cámara. Su respuesta (que no voy a decirla por respeto a quienes me leen) me sorprendió tanto que en ese preciso instante sentí como es meter la naríz en una cloaca, claro está que no respondí nada a sus agresiones porque poseo un nivel intelectual y de educación superior al de Obelar, pero no puedo negar el malestar que sentí en ese momento.

Mi primer experiencia en este nuevo mundo ha sido formidable y el bautizo recibido por el portero del marathon es inmejorable. El único pesar que me quedó es no haber grabado las palabras que salieron de la boca de Obelar.

Me despido desde la cabina de mando de este tren,

Hugo

Publicaciones Similares

Deja un comentario