| | |

GRACIAS SEÑOR PRESIDENTE

Gracias a la persona que me envío este correo y que ahora comparto con ustedes:

GRACIAS SEÑOR PRESIDENTE

Margarita Montes[1]

Señor Presidente, los ciudadanos amantes de la democracia en Honduras le decimos hoy:

Gracias por sacarnos de esa apatía e indiferencia que tanto daño nos ha hecho como nación.

Gracias porque por primera vez en 27 años, todos nos hemos interesado en leer la Constitución Política que nos devolvió la vida democrática tras largas décadas de oscuridad.

Gracias porque, de ahora en adelante, nos aseguraremos que la actual Constitución Política se lea y se enseñe en las escuelas, colegios y universidades.

Gracias por hacernos entender que no podemos seguir volteando la mirada ante tanta corrupción, pobreza e injusticia en Honduras.

Gracias porque nos ha abierto los ojos para comprender que todos debemos involucrarnos en la vida política nacional para ponerle un alto a tanto sinvergüenza y abusador.

Gracias por hacernos apreciar el valor de la democracia, las libertades individuales y la vida republicana como nunca antes se vio en esta tierra jamás.

Gracias por impulsarnos a rescatar el sistema democrático de las pezuñas corruptas de políticos mentirosos que han gobernado este país ante nuestra penosa complicidad.

Gracias porque ahora tenemos claro que no podemos seguir siendo patriotas de estadio, flameando banderas y cantando el himno en las fechas FIFA nada más.

Gracias por sacudir a los jóvenes reacios a inmiscuirse en temas de la vida nacional, porque en esta crisis se está forjando la nueva generación política del mañana, para un futuro mejor de verdad.

Gracias porque nos ha hecho entender a TODOS los sectores de la sociedad que debemos cambiar de actitud y romper las alianzas de antaño con los todos aquellos que no han más que explotar a este pueblo.

Gracias porque estamos ansiosos por ir a marchar a las calles del país en defensa de la legalidad y el Estado de derecho que tan poco nos importaban hasta hace un mes atrás.

Y finalmente, gracias, unas enormes gracias Señor Presidente, porque hemos jurado de aquí en adelante ir votar con la cabeza fría y el corazón caliente, y no a la inversa como lo hicimos siempre, hasta aquel noviembre en que usted llegó.

PD: Y a título personal, gracias por recordarme mi estrofa favorita de nuestro Himno Nacional:

Era Francia, la libre, la heroica,
que en su sueño de siglos dormida
despertaba iracunda a la vida
al reclamo viril de Dantón;
era Francia que enviaba a la muerte
la cabeza del rey consagrado
y que alzaba, soberbia a su lado
el altar de la Diosa razón.

Publicaciones Similares

Deja un comentario