Vivir en Honduras

Yo amo mi país, su diversidad cultural, la gastronomía, y por supuesto, la flora y fauna, pero en días como este me decepciono mucho, tanto que a veces me refiero al país en general de una forma despectiva e injusta porque el país como tal no tiene la culpa, y quienes lo tienen en malas condiciones son un grupo reducido de malos hondureños que siguen contaminando a diario a muchas personas.

¿Por qué digo todo esto? Me contaron hoy por la mañana, que un médico fue interceptado en el anillo periférico, le robaron su vehículo y lo dejaron amarrado a un poste. Quién sabe cuántas horas tuvo que esperar el doctor para que alguien pudiese ayudarle. Luego, a medio día, mientras compraba una ensalada, me cuenta un señor que a la dueña de ese negocio la intentaron secuestrar después de salir del supermercado. Por suerte la mujer pudo escapar ilesa.

En Honduras, ahora una persona no puede aspirar a comprar una casa, un vehículo nuevo, tener ahorros en banco o simplemente comprar una computadora o un teléfono móvil porque si uno de los miles de delincuentes que existen en este país lo ven, simple y sencillamente acaban con su vida.

Decepciona no poder tener paz en estas Honduras.

Sinceramente,

Hugo

Publicaciones Similares

Deja un comentario