Me picó una pulga en todo el cuerpo.

No puedo dejar que inicie el fin de semana sin comentar brevemente lo que me pasó ayer.

Estuve en la casa de unos apreciados amigos. Me senté en un sillón que apestaba a perro y sutilmente lo comenté. Treinta minutos después sentí comezón en todo el cuerpo pero no quise hacer énfasis en lo del sillón.

Cuando llegué a mi casa sólo tenía ganas de rascarme, al quitarme toda la ropa salí de dudas: tenía más de cien picaduras en la pierna derecha, sin contar las que tenía en el cuello, las axilas, el pecho, el abdomen, los glúteos y la espalda. ¡Fui víctima de una pulga! Gracias a Dios este pequeño intruso tuvo la decencia de no picarme en la cara, porque eso habría sido lo peor considerando que soy alérgico a las picaduras de insectos (ya pueden hacerse una idea de lo dantesco que se miraba mi cuerpo producto de la inflamación). Por suerte en mi casa habían algunos medicamentos que me ayudaron a controlar un poco la gracia que me dejó este pequeño pero letal insecto.

Como reflexión y consejo: Si tienen mascotas, trátenlas mejor que a un humano. Un baño semanal, una visita trimestral al veterinario! Y si no cree que vaya a tener una pizca de responsabilidad entonces no compre mascotas. Las pulgas son inevitables, pero solo aparecen cuando no hay higiene, repito y en mayúsculas, ¡HIGIENE!

Feliz fin de semana.

Hugo

http://hugochinchilla.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .