El pueblo selfie

Un pueblito de Honduras que se llama Cantarranas se autodenomina el pueblo selfie. A decir verdad se nota el esfuerzo que han hecho sus habitantes por mejorar y convertirse en un atractivo turístico.

Llegar es relativamente fácil, la carretera no es nueva pero al menos no hay baches porque está parchada. Este pequeño detallito a uno se le olvida rápido porque queda hipnotizado por la abundante vegetación. Verde que te quiero verde.

Me sorprendió encontrar orden, limpieza, las calles en buen estado, la mayoría adoquinadas, y sobre todo me encantó que sus pobladores son muy activos. Para nada se tiene esa sensación que allí todo va en cámara lenta como en otros rincones de Honduras.

El mayor atractivo está en el centro del pueblo donde se aprecian la alcaldía, la iglesia, algunos lugares para tomar café y un imperdible rótulo con el nombre del lugar para empezar a tomarse las primeras selfies.

Esto es innegable, somos la generación de las selfies y los hashtags. Empecemos haciéndole honor a esta generación usando #Cantarranas.

Después de tomar la primer selfie todo se descontrola porque es imposible caminar por las calles aledañas sin el teléfono en la mano. Todo el arte que se encuentra en las paredes es atrayente, sugestivo o cualquier otro sinónimo de hipnótico.

Este lugar es simple y sencillamente un deleite visual que vale la pena darse.

Hasta pronto.

Publicaciones Similares

Deja un comentario